Skip to main content
Get Help Escape

Involucrate

El movimiento para poner fin a la violencia sexual en los Estado Unidos, y alrededor del mundo, cuenta con personas que han elegido hacer algo. La violencia sexual a menudo parece inevitable, pero la elección de hacer algo e involucrarse ha logrado cambios increíbles en las conversaciones acerca de la violencia sexual, a nivel nacional y global. En décadas recientes, estas conversaciones cambiantes han expandido el apoyo a los sobrevivientes, y han llevado a una innovación considerable en el trabajo de prevenir la violencia sexual.

Existen varias formas en las que puede involucrarse en el trabajo de cambiar las conversaciones acerca de la violencia sexual, el apoyo a los sobrevivientes y la prevención de la violencia sexual antes de que suceda.

holding hands

Sea voluntario: Los centros de atención a las víctimas de violación a menudo cuentan con el apoyo de voluntarios para brindar servicios a las víctimas (como contestar llamadas telefónicas de sobrevivientes) y para ayudar a implementar programas de prevención (como hablar con estudiantes acerca de la violencia sexual). NSVRC puede ayudarlo a encontrar el centro de ayuda para víctimas de violación más cercano.

Organice: A lo largo del país, grupos apasionados de miembros de la comunidad organizan eventos, obras, y reuniones para crear conciencia acerca de la violencia sexual. NSVRC y su centro de ayuda a las víctimas de violación pueden ayudarle a encontrar estos grupos, o asesorarlo acerca de cómo comenzar un grupo propio.

Aprenda: Los orígenes de la violencia sexual están muy arraigados y a veces es difícil comprenderlos. Aprender acerca de la violencia sexual de los centros de recursos como NSVRC puede ayudarle a comprender estos orígenes, y ayudarlo a forma parte del debate nacional acerca de la violencia sexual y a ser un defensor más efectivo de los sobrevivientes y del trabajo de prevención.

Donar: Como la mayoría de los esfuerzos de cambio social, NSVRC, los centros de ayuda a las víctimas de violación y otras organizaciones que trabajan para abordar la violencia sexual cuentan con fondos públicos para funcionar. Su donación es esencial para seguir adelante con el movimiento para poner fin a la violencia sexual.