Una imagen del Traficante | El Centro Nacional de Recursos sobre Violencia Sexual (NSVRC) Pasar al contenido principal
Get Help Escape

Una imagen del Traficante

Un grupo de peatones caminando en un entorno urbano.

Mientras el número de víctimas de tráfico aumentó en 2020, también lo hizo el de traficantes. Personas que trafican normalmente trabajan como propietarios o responsables de burdeles o falsos negocios de masajes, empleadores de servicios domésticos como niñeras o sirvientas, miembros de pandillas o redes criminales, reclutadores de mano de obra agrícola, propietarios de fábricas, proxenetas, propietarios de pequeños negocios, mano de obra, asociados de cuidado adoptivo o trabajadores sexuales. Mientras pueden trabajar también en el sector informal, traficantes humanos pueden ser también la pareja romántica o un miembro familiar de la víctima. Personas que pueden ayudar a orquestar el tráfico de personas pueden, no ser conscientes de ello. Tal y como dice la línea de ayuda National Human Trafficking Hotline: "Operaciones de tráfico humano a menudo interseccionan o existen dentro de un negocio legítimo y requiere otros actores y específicas condiciones en orden para operar sin ser detectados."

Traficantes de personas pueden ser miembros de cualquier "status" social, demográfico y profesión, pero es más probable que sean varones. En el caso de tráfico de personas extranjeras, es muy común que el traficante comparta la misma nacionalidad y contextos étnicos, culturales o lingüísticos que sus víctimas, para ayudar a establecer confianza y dependencia, Los traficantes no necesariamente han de tener un historial criminal todo y que este dato varía según país. Considerando las tendencias globales del tráfico, investigaciones de estudios de casos realizados en India indican que normalmente un tercio, a nivel global, de traficantes, han sido víctimas de algún tipo de explotación. Treinta y cinco por ciento eran propietarios de burdeles mientras un 22% cayeron en el tráfico a través de su propia familia, antiguos compañeros de pandilla o personas que compartían vivienda. Solo un 6% de los traficantes entraron en este mundo por voluntad propia como "novatos" normalmente empezando como “ spotters “ ( observadores ) localizando posibles víctimas o informando a traficantes. A través del tiempo y experiencia empiezan luego a dirigir sus propias operaciones de tráfico. 

A pesar de las más de 40 millones de víctimas a nivel mundial, solo 9.102 traficantes fueron condenados en 2019 a nivel global en 2019 — un incremento del 67% en la tasa de condenas desde 2007 ya que las operaciones de intervención se han ido desarrollando. Traficantes son cada vez más identificados y detectados por la fuerza pública a través de arrestos de crímenes secundarios, informes de víctimas, redadas policiales entre otras cosas.   

Los traficantes de humanos están altamente motivados por una ganancia financiera y la esperanza de una mejor vida para ellos mismos — irónicamente, los mismos sueños por los que explotan a sus víctimas. Los traficantes suelen usar promesas de dinero, refugio, romance o amistad en orden para reclutar a sus víctimas y son especialistas en detectar vulnerabilidades en sus víctimas potenciales. A menudo describen el trabajo sexual o la mano de obra forzada como una situacion donde las dos partes salen ganando y una solucion para los problemas de la víctima manipulando la realidad o el impacto de la víctima. Los traficantes no sólo utilizan la fuerza y las amenazas como violencia, sino que pueden ser altamente carismáticos, atractivos y dar la sensación de confianza. Padres que trafican sus propios hijos a menudo se benefician de su posición poderosa de cuidadores y convencen a sus víctimas que si no cumplen podrían meter en problemas a la familia. 

Los traficantes pueden también trabajar como intermediarios con industrias de negocios para asegurarse que sus delitos no van a ser detectados, lo cual incrementa la dificultad para que las posibles víctimas puedan buscar ayuda. Según la línea de ayuda National Human Trafficking Hotline, los negocios o servicios que los traficantes utilizan son:

  • Publicidad (online y/o imprimida) 
  • Aerolíneas, bus, tren y compañías 
  • Instituciones financieras, servicios de transferencias de dinero tanto formales como informales.
  • Industria de la restauración incluyendo hoteles y moteles.
  • Agentes laborales, agencias de reclutamiento o reclutadores autónomos 
  • Labor brokers, recruitment agencies, or independent recruiters
  • Propietarios que rentan viviendas
  • Servicios de viajes, visas y pasaportes

Debido al incremento de las técnicas de tráfico de web durante la COVID-19, la demografía y perfiles de los traficantes cada vez es menos predecible. Suelen tener un perfil sin rostro, una imagen alterada digitalmente o una voz telefónica.

Existe una pregunta prevalente que es importante considerar: ¿Las personas que intervienen en transacciones de víctimas de tráfico son consideradas traficantes? ¿Son consideradas parte de la cadena de tráfico y tan culpables como los traficantes? Esta no es una pregunta fácil de responder. Está claro que el tráfico continúa ocurriendo debido a que existe una demanda para ello; hay personas dispuestas a pagar para ello. Todo y esto, muchas personas pueden creen que se están embarcando en un intercambio consentido con un adulto manteniendo relaciones sexuales por dinero pero en vez de ello estan con una víctima que ha sido instruida a decir que está allí por voluntad propia. La especialista en justicia criminal Heather Gregario responde a la pregunta: "para nada las personas que adquieren servicios de tráfico son más personas comunes que traficantes, queriendo decir, que aquellos que adquieren servicios de víctimas de tráfico sexual no son directamente definidos como traficantes, pero juegan un rol principal en la opresión de las víctimas. El hecho que esa gente que está dispuesta a pagar para tráfico sexual estimula la industria en su totalidad, es decir, aquellos que adquieren servicios de víctimas juegan un gran rol en incrementar el tráfico." 

Investigaciones de la Universidad Estatal de Arizona (Arizona State University) indica que la gran mayoría de clientes de víctimas de tráfico sexual son hombres.Uno de cada 20 hombres mayores de 18 en una área de ciudad metropolitana está solicitando sexo de forma online, siendo este el sitio mas comun donde se comercializan a las víctimas. Compradores de víctimas de tráfico tienen más probabilidades de estar empleados, educados y solteros. A pesar de esto, no existe un perfil exacto que captura quien realmente es el comprador que consume tráfico sexual. En un estudio de Ohio, una redada policial descubrió un rango mezclado de compradores, incluyendo traficantes de droga, miembros de la fuerza pública, abogados, trabajadores de la construcción, camioneros, hombres de negocios, trabajadores sociales, pastores o sacerdotes, empleados de la ciudad y otros. En otra operación policial en el estado de la Florida, agentes encubiertos posaron como víctimas de tráfico vendiendo sus servicios online y se arrestaron un cirujano de oncología, un pediatra, un Coronel del Cuerpo de Marines en activo y dos oficiales de policía retirados. Otra operación policial en Sacramento descubrió el doble del número de compradores interesados el año antes de la pandemia, capturando la tendencia más alta de altos casos de tráfico durante la COVID-19.
 

Blog 4: Las Señales Cambiantes del Tráfico

Log in or register to post comments