Nivel Seis: Influir en las Políticas y en la Legislación

Nivel 6: Influir en las políticas y en la legislación

Promulgar leyes y políticas que respalden las normas para una comunidad sana, así como una sociedad sin violencia

Se ha trabajado mucho para crear políticas que aborden y pongan fin al abuso sexual en las comunidades universitarias. Muchas políticas consideran las opciones para las víctimas y las respuestas ante los actos de violencia sexual. Las reglas eficaces garantizan que las víctimas tengan acceso a los servicios, puedan tomar medidas que protejan su seguridad y promuevan la recuperación, y puedan hacer justicia a través del sistema disciplinario de la universidad. Por ejemplo, después de una agresión, se debe ofrecer a las/os sobrevivientes la posibilidad de cambiar de vivienda dentro de la universidad. Aunque estas políticas suelen centrarse en lo que sucede después de un ataque, son un aspecto importante de la prevención primaria porque establecen una norma que indica que la violencia sexual no se tolera en la universidad y que los perpetradores tendrán consecuencias por sus acciones. Además, las políticas centradas en las víctimas muestran apoyo a los sobrevivientes, lo que ayuda a contrarrestar la cultura que tiende a inculpar a las víctimas.

Dado que las políticas se implementan y mejoran con el tiempo, piense en la posibilidad de incorporar textos específicos acerca de la prevención. Por ejemplo, puede incrementar el apoyo a las estrategias de prevención mediante la inclusión de textos sobre la promoción de relaciones sanas, el consentimiento y la iniciativa por parte de las/os espectadores. Además, puede trabajar para lograr que la universidad exija que todos las/os estudiantes que ingresan reciban educación sobre la prevención de la violencia sexual que haga hincapié en esos temas.

Existen varios recursos disponibles en inglés al respecto de este tema. Para encontrar ejemplos de políticas universitarias sobre la violencia sexual, visite College Sexual Assault Policies Database (Base de datos de políticas sobre abuso sexual de la universidad) de Students Active For Ending Rape (SAFER, Estudiantes activos para poner fin a las violaciones) (http://database.safercampus.org/drupal-5.5/). Para obtener más información sobre la determinación de políticas universitarias en general, visite http://www.nsvrc.org/saam/campus-res-list.

EJEMPLO DE UN CASO: PROGRAMA CARE DE LA UNIVERSIDAD DE ILLINOIS EN URBANA-CHAMPAIGN

Implementado originalmente en la década de 1990, el programa Campus Acquaintance Rape Education (CARE, Educación sobre las violaciones durante una cita en el ámbito universitario) comenzó en la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign (UIUC) después de la presión ejercida por estudiantes activistas para que se impartiera educación formal sobre la violencia sexual. Las/os estudiantes realizaron concentraciones y planificaron esfuerzos de gran alcance para llegar a las/os compañeras/os, y conseguir 3.000 firmas en una petición para la implementación de programas educativos aprobados por la escuela. Cuando las/os estudiantes activistas comenzaron a trabajar con la administración, el Counseling Center (Centro de orientación) se ofreció primero como sede del programa. Más tarde, el programa fue trasladado a la Office of Women’s Programs (Oficina de programas de la mujer), en parte para mantener la historia feminista y de base popular de la tarea. Además de los programas de educación general a disposición de una amplia variedad de grupos estudiantiles, la mencionada oficina comenzó a defender y brindar apoyo a los estudiantes afectados por el abuso sexual, la violencia en el hogar, el acoso y el acecho. En 1992, Women's Programs comenzó a dictar un curso que capacitaba a las/os estudiantes para ser facilitadores de los talleres de CARE, lo que permitió una participación más directa de las/os alumnas/os, así como la posibilidad de ofrecer programas educativos más frecuentes y prolongados para los grupos de la universidad.

En 1995, después de la violación y el asesinato de un miembro del personal, las/os estudiantes, profesores y empleados se abocaron a lograr que el programa CARE fuese obligatorio para las/os alumnas/os de primer año. El taller de asistencia obligatoria fue desarrollado por la Office of Women’s Programs (Oficina de programas de la mujer) en colaboración con el Student Health Center (Centro de salud estudiantil), el Counseling Center (Centro de orientación), la policía de la universidad, la Office of Student Conflict Resolution (Oficina de resolución de conflictos estudiantiles), la oficina de viviendas y otros colaboradores clave.El programa de dos horas de duración está disponible para grupos de un solo sexo y mixtos de 50 a 60 estudiantes a la vez durante el primer semestre del primer año. El personal de la Office of Women’s Programs trabaja en colaboración con la oficina de viviendas estudiantiles para ofrecer los programas en las residencias, lo que, desde el punto de vista de la logística, posibilita la cabida de los casi 7.000 estudiantes que ingresan a primer año. Los guías de la educación a la par, recibieron capacitación a través de un semestre completo de clases y ellas/os tienen a su cargo los talleres y se les pagó por su tiempo. El departamento donde se dictan las clases de educación a la par también recibe beneficios por el acuerdo, incluido dinero para gastos de matrícula y un(a) instructor(a) adjunto «sin cargo» (un educador sobre violencia sexual a tiempo completo da la clase, en lugar de un miembro del profesorado).

Las y los estudiantes de la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign contribuyeron positivamente a garantizar el comienzo del programa obligatorio y su continuidad durante 14 años. Las y los miembros del personal trabajaron conjuntamente con la administración de la universidad para diseñar e implementar programas, después de que un grupo de estudiantes apasionados y comprometidos expresaran abiertamente la necesidad de estos. El programa de asistencia obligatoria sigue creciendo y cambiando con el tiempo. Ross Wantland, ex coordinador del programa CARE, afirma, «CARE permite el diálogo para contrarrestar la falta de información que existe sobre la violencia sexual en nuestra universidad. De este modo, podemos crear una comunidad que apoye a las/os sobrevivientes de la violencia sexual y que trabaje con iniciativa para poner fin a este problema en esta institución. Todos tenemos un papel para producir ese cambio».

Para obtener más información en inglés sobre el programa CARE, visite http://studentaffairs.illinois.edu/diversity/women o llame al (217) 333-3137.
Spanish

NSVRC Home

Language