Nivel Uno: Fortalecer los conocimientos y las habilidades individuales

Nivel 1: Fortalecer los conocimientos y las habilidades individuales

Mejorar la capacidad de una persona para prevenir la violencia y promover la seguridad

Los talleres que educan al público acerca de la definición de abuso sexual, su impacto, cómo responder a las revelaciones de abuso y dónde encontrar los recursos locales están ubicados en este nivel. Estas actividades destinadas a concientizar son fundamentales, puesto que explican cómo reaccionar cuando han ocurrido incidentes de violencia. Además, plantean que la violencia sexual es un problema grave. Es probable que los cambios que pueda realizar a este nivel para incorporar información sobre la prevención primaria y el desarrollo de destrezas sean menores y tengan más que ver con el contenido que con el formato. Por ejemplo, incorporar información sobre cómo son las relaciones saludables, hablar sobre la socialización de los géneros, enseñar habilidades críticas para el análisis de los medios o incluir personificaciones sobre cómo ser un espectador con iniciativa agregaría mensajes de prevención primaria al taller. El NSVRC ha desarrollado un taller en PowerPoint y una Guía del instructor para las comunidades universitarias basada en la teoría de la intervención de los espectadores, el taller Making a Difference: Your Role in Sexual Violence Prevention On Campus (Como cambiar las cosas: Su papel en la prevención de la violencia sexual).[1] Haga clic aquí para obtener acceso a estas herramientas.

Para que los talleres o las sesiones de instrucción resulten más eficaces, deben ser relevantes desde el punto de vista cultural y adaptarse al público con el que está trabajando. Colabore con las/os colegas que tienen experiencia en las necesidades culturales de las poblaciones específicas de la universidad para ayudar a incrementar la relevancia cultural.

Una forma de mejorar la eficacia de los programas personalizados para el desarrollo de aptitudes es realizar talleres de varias sesiones para reforzar los conocimientos y desarrollar las habilidades, en lugar de llevar a cabo eventos de instrucción únicos. El autor Nation y sus colegas desarrollaron un conjunto de nueve principios que contribuyen al éxito de los programas educativos de prevención que pueden ser de ayuda al momento de examinar los planes que pueden aplicarse en la universidad. Los nueve principios incluyen lo siguiente: (http://www.mentoring.org/downloads/mentoring_4.pdf)

1. Comprensión: las estrategias deben incluir diversos elementos y e influencia en una gran cantidad de ámbitos para abordar una amplia variedad de factores de riesgo y protección.

2. Métodos de enseñanza variados: las estrategias deben incluir varios métodos de enseñanza, incluido algún tipo de componente activo basado en las habilidades de las/os estudiantes.

3. Una dosis suficiente: las/os participantes deben estar expuestos a una cuota suficiente de la actividad para que esta surta efectiva.

4. Tener una base teórica: las estrategias de prevención deben tener una justificación científica o un fundamento lógico.

5. Interacciones positivas: los programas deben fomentar las relaciones sólidas, estables y positivas entre niños y adultos.

6. En el momento adecuado: las actividades del programa deben ocurrir en un momento (desde el punto de vista del desarrollo) en el que puedan provocar el máximo impacto en la vida de un(a) participante.

7. Pertinencia sociocultural:los programas deben estar adaptados para adecuarse a las creencias y prácticas culturales de cada grupo, y las normas de la comunidad local.

8. Evaluación de resultados:es necesario realizar una evaluación sistemática de los resultados para determinar la eficacia de un programa o una estrategia.

9. Personal capacitado:la implementación de los programas debe estar a cargo de miembros del personal quienes sean sensibles, competentes y que hayan recibido suficiente capacitación, apoyo y supervisión. El entrenamiento de refuerzo y la ayuda técnica al personal son fundamentales.


EJEMPLO DE UN CASO: BRINGING THE BYSTANDER IN (INTERVENCION DE LOS ESPECTADORES)

El programa Bringing in the Bystander (BITB, Intervención de los espectadores) fue desarrollado en 2002 por Elizabethe Plante, Victoria Banyard, Mary M. Moynihan y Robert Eckstein de la University of New Hampshire (UNH, Universidad de New Hampshire). Este programa educativo convierte las investigaciones sobre la intervención de las/os espectadores (para determinar si alguien que presencia un acto criminal o violento intervendrá para detenerlo o ayudar a la víctima) y los programas anteriores de Jackson Katz y Alan Berkowitz en un programa de prevención primaria de la violencia sexual para las/os estudiantes universitarias/os.

Los objetivos del programa incluyen ayudar a las/os participantes a identificar una serie de conductas violentas desde el punto de vista sexual, entender la intervención de las/os espectadores, identificar sus propios obstáculos para intervenir, lograr la motivación y asumir un compromiso con la intervención, y aprender diversas aptitudes que podrían aplicarse para intervenir sin peligro en el futuro. El programa se vale de la personificación y el aprendizaje interactivo para transmitir las lecciones y analizar, de un modo realista, las dificultades que para un(a) espectador implica el intervenir. Al enfocarse en el papel que hombres y mujeres desempeñan como espectadores con iniciativa para intervenir, este programa ayuda a eliminar el sentido de culpa que los hombres pueden sentir al ser vistos como posibles perpetradores, en los programas más tradicionales de prevención de violaciones y que las mujeres pueden sentir al no poder protegerse del abuso sexual.

En el programa BITB se han realizado varios estudios de investigación con una diversidad de públicos, incluida la población estudiantil general, las fraternidades y hermandades de mujeres, las/os deportistas y las/os líderes estudiantiles de la Universidad de New Hampshire. El programa también ha sido adaptado y utilizado en muchas otras universidades. Estos estudios han demostrado la eficacia del programa en el incremento de las reacciones positivas de los espectadores, el aumento en la confianza en sí mismo en cuanto a la capacidad para intervenir (eficacia propia) y el incremento de las conductas informadas por los mismos espectadores. De acuerdo con el instructor líder de Bringing in the Bystander, Robert Eckstein, algunos elementos del programa son especialmente poderosos para las/os estudiantes participantes:

• Utilizar un relato de la vida real de la historia de la Universidad de New Hampshire. Dar un ejemplo de la comunidad local ayuda a concientizar a las/os estudiantes respecto del problema. Además, estos tipos de casos suelen acentuar las situaciones en las que las/os espectadores podrían claramente haber marcado una diferencia para bien y no lo hicieron.

• Incluir información sobre el espectro de la violencia sexual y destacar especialmente el hecho de que las conductas sexistas de menor importancia, en apariencia benévolas, contribuyen a una cultura más amplia en la que es más probable que ocurran casos de violencia sexual. Al mostrar a las/os participantes que la cultura de las violaciones existe de un modo que no provoque actitudes defensivas, se les recuerda a los estudiantes que los espectadores pro sociales se necesitan en todo el espectro de la violencia.

• Guiar a las/os estudiantes a través de un ejercicio que permita desarrollar la empatía, a fin de que entiendan lo difícil que pueden ser las cosas para las/os sobrevivientes de incidentes de abuso sexual. Esto resulta especialmente eficaz para recordar a las/os participantes por qué están hablando de este tema y por qué su ayuda es necesaria.

Para obtener más información sobre el programa Bringing in the Bystander, visite http://www.unh.edu/preventioninnovations/index.cfm?ID=BCC7DE31-CE05-901F-0EC95DF7AB5B31F1.

Para recibir gratis la Guía del facilitador de Bringing in the Bystander en inglés, póngase en contacto con Mary M. Moynihan en el (603) 862-2675 o en marym@unh.edu. También a través de la Universidad de New Hampshire es posible obtener información sobre la capacitación en el uso del programa en otras universidades y comunidades.



[1]   Disponibles únicamente en inglés

 

 

Spanish

SAAM Happenings

saam blog

SAAM Store

Follow Us

RSS icon Facebook icon Twitter icon YouTube icon Pinterest icon
NSVRC Blogs icon Tumblr icon Instagram icon

NSVRC Home

Language